• Cuidado en la ingesta de calorías.
  • Control de la obesidad.
  • Reducción del riesgo de sufrir diabetes.
  • Regulación del colesterol.
  • Prevención de una elevada presión arterial.

CARENCIAS NUTRICIONALES DE LA DIETA VEGETARIANA

Aunque se puede vivir perfectamente manteniendo una dieta vegetariana, hay que tener en cuenta que convertirse en vegetariano conlleva a no consumir algunos nutrientes que necesitamos y que están presentes en los alimentos de origen animal. A continuación te compartimos algunos déficits que se encuentran en esta dieta, pero que se puede suplir consumiento otro tipo de alimentos que no proceden del mundo animal, así como con complementos alimenticeos:
  • Hierro: está muy presente en la carne, pero también en el huevo si te decantas por una dieta ovolácteovegetaiana u ovogtariana. Las legumbres (lentejas y garbanzos) también son alimentos ricos en hierro.
  • Ácidos grasos Omega 3: éstos ácidos están presentes en el pescado azul, pero también en el aceite de lino, que se consume en crudo. También están presentes en la soja, las nueces y almendras.
  • Yodo: se encuentra en la sal yodada, así cómo en las algas, pero consumiéndolas moderadamente.
  • Proteínas: al eliminar los alimentos de procedencia animal dejamos de consumir algunas proteínas con aminoácidos esenciales para nuestro organismo, aunque se puede suplir con las proteínas vegetales, pero combinándolos siempre con una gran variedad de frutos secos y verduras durante el día. Estos aminoácidos también se pueden consumir si mezclamos los cereales con las legumbres (lentejas con arroz, por ejemplo).
  • Calcio: si has elegido una dieta en la que puedes consumir lácteos no tendrás ningún problema, pero si no es así puedes ayudarte con complementos dietéticos o con alimentos que sean ricos en este mineral, como las semillas de sésamo.
  • Vitaminas: las vitaminas que más se ven reducidas por la eliminación de los alimentos animales son la vitamina D, procedente también del sol, y la B-12, que también se pueden encontrar en las algas. Te puedes ayudar con complementos alimenticios, pero si te has elegido seguir una dieta ovolactovegetariana no habrá ningún problema en este caso.

Una dieta vegetariana no es complicada y es muy saludable, pero hay que tener en cuenta los décifts enumerados anteriormente para combatirlos de la mejor manera. De nuevo, es importante que un nutricionista te marque los pasos a seguir para no generar ningún tipo problema en el organismo.